Cataratas en Costa Rica

Costa Rica es un país caracterizado por su impresionante e imponente belleza natural es un país exuberante que resulta atractivo para conocer lugares nuevos, explorar fauna y flora, además de que se pueden realizar distintas actividades a lo largo y ancho de todo el país, y existen zonas para todos los gustos desde montaña y ríos hasta playas y volcanes, Costa rica no es solo un país lleno de biodiversidad, es un lugar repleto de zonas aventureras y turísticas.

En este apartado, se hablará específicamente de las cataratas mayormente reconocidas en el país, que son características por su belleza y atractivo para muchas personas. Inicialmente, es importante definir de qué se trata una catarata para conocer su definición, las cataratas también son conocidas con el nombre de cascada, muchas personas las reconocen con este nombre mencionado anteriormente, estas son lugares con gran volumen de agua que es arrastrado, estas corrientes son generadas por la erosión de las piedras por donde fluye la corriente de agua, el agua en estas zonas cae de manera vertical debido al efecto de gravedad y por eso se puede observar cómo cae el agua.

Ahora bien, en Costa Rica se pueden encontrar distintas cascadas, con diferente color de agua, diferente volumen, distintos cauces y orígenes, así como el acceso a estas mismas, además muchas tienen distintas alturas y son caracterizadas en su mayoría por sus aguas cristalinas. Para comenzar se puede empezar mencionando algunas dentro del territorio nacional:

1.     Catarata Río Blanco

Esta catarata se encuentra en la provincia de Limón, específicamente en la zona de Guápiles, Limón ya por sí solo es un país de gran atractivo por los turistas por sus majestuosas playas y por su sabor caribeño, sin embargo, en este caso, se encuentra esta catarata, donde se puede llegar a ella en cualquier tipo de vehículo y es indispensable cargar agua para hidratarse, ropa y calzado adecuados, así como repelente, y claro, no puede faltar el repelente por si algunos mosquitos quieren atacar.

Para llegar a esta catarata se debe caminar bastante, y es mágica esta caminata ya que se deben cruzar ríos donde esta rodeados totalmente de naturaleza tropical, así como caminos rocosos, y al final se puede observar el premio, una catarata altísima con agua casi cristalina, y un plus es que es poco conocida y la visitan pocos turistas, por lo cual se puede disfrutar plenamente de este lugar.

 

 

2.     Catarata Tesoro Escondido

La catarata Tesoro Escondido se encuentra localizada en la zona de Bajos del Toro Amarillo, este lugar es en Sarchí, en la provincia de Alajuela. Como se puede observar, desde un inicio con el nombre se puede deducir certeramente que es un lugar un poco escondido del ser humano, pero que al visitarla lo único que se puede observar es el gran tesoro oculto que resguarda la naturaleza en esta zona, la majestuosidad de este lugar es indescriptible.

Cabe mencionar que en Bajos del Toro Amarillo se puede encontrar distintas pozas, ríos, cataratas y mucha, pero muchísima naturaleza, y para llegar a este lugar lo más recomendado es viajar en un vehículo de tipo 4×4 por lo empinado del camino, así como sus carreteras llenas de piedra. Para visitar esta catarata se debe cancelar un monto de 10,000 colones y se debe llevar ropa y zapatos cómodos para su acceso, así como repelente, bloqueador, agua y si quiere darse un chapuzón en esta fría y refrescante agua, no olvide llevar traje de baño, es una zona que se tiene que visitar al menos una vez en la vida, el agua de la zona y el bosque que rodea el lugar, parece tener vida propia, es simplemente un lugar impresionante.

 

3.     Catarata Diamante

La cascada o catarata Diamante está ubicada en la provincia de San José, en la zona de Pérez Zeledón, es una casca de las más altas que tiene el país de Costa Rica, y está escondida en el bosque de Pérez Zeledón, es descomunal la belleza que este lugar tiene. Si son personas que desean vivir una experiencia más allá de lo normal, este es un lugar ideal, la aventura comienza desde que se internan en esta zona, donde se debe atravesar un sendero el cual es bastante empinado pero no es imposible de lograr, ya que el camino es bastante accesible y en todo el recorrido lo único que se observa es el verde de la naturaleza, y se pueden observar también árboles frutales, flores de todos los tipos y colores, donde se pueden comer frutas y matas, y más de una especie que se encuentra ahí no es comúnmente conocida en las zonas urbanas del país.

En esta zona se puede acampar también en una cueva, y se puede observar el amanecer y el atardecer desde uno de los puntos más altos de Costa Rica, lo que se observa en esa zona es alucinante, no parece ser de este mundo las hermosuras que se pueden ver en la zona. La cascada tiene una caída extraordinaria y su agua es mágicamente imponente.